La UE, plañidera de lujo del drama en el Mediterráneo

avatar nuevo

Llevamos una semana convulsa, donde Rato y sus desventuras con Hacienda son la comidilla nacional, pero hemos querido dejar para el viernes un tema que no, que no se nos puede pasar por alto.

El Mediterráneo se está convirtiendo en el cementerio de “los nadie” que tan bellamente definió el recientemente fallecido Eduardo Galeano. ¿Cuántos muertos más debe haber para que la UE reaccione?

Para empezar, los mandatarios de Bruselas cada vez que un barco se hunde en las tranquilas aguas del Mediterráneo salen en manada dándose golpes de pecho y clamando cual plañideras por lo sucedido.

Por partes, que siempre que tocamos el tema de los Derechos Humanos la indignación nos hace amontonarnos más de la cuenta.

La UE debería empezar a pensar que los muertos no son solo inmigrantes ni refugiados, que ciertamente lo son. Son personas que huyen de situaciones que son mucho peores de lo que podemos llegar a imaginar. Personas desesperadas que necesitan ayuda, ayuda con mayúsculas, para poder tener una vida.

Los mandatarios de estómagos llenos y necesidades básicas más que aseguradas tan solo les dicen que abrir las puertas de par en par no es posible porque eso supondría colgar el cartel en el Mediterráneo de “efecto llamada” y Bruselas no tiene para alimentar ni para los suyos como para ocuparse de los de fuera.

Todo esto nos lleva a pensar que en la UE el botón de la humanidad hace tiempo que lo desconectaron, y eso les lleva a cometer errores en lo que denominan la política de inmigración.

No, no podemos permitir que el Mediterráneo sea un cementerio de seres humanos, bajo ninguna circunstancia, hay que tomar medidas. No vale con elaborar un listado de cosas imposibles, que es lo que han venido haciendo hasta ahora Merkel y sus socios.

Bruselas ante el tema de la inmigración de los países africanos no está siendo más que una plañidera de lujo, pero sus llantos y sus lamentos no solo no reviven a los muertos, lo cual todos sabemos que es imposible, sino que tampoco evitan que haya más. Los golpes de pecho y el clamar que todo esto es un horror es puro postureo que no lleva a ninguna parte

Es cierto que Europa no puede admitir a todo aquel que venga con una mano delante y otra detrás. No dispone de los recursos económicos suficientes para garantizar que todas esas personas, que huyen despavoridas de sus países de orígenes donde la situaciones son calamitosas no, lo siguiente, tengan una vida digna.

Pero del mismo modo que carece de parné para asumir tal carga, sí puede presionar a los gobiernos de Siria, Eritrea, Somalia o Libia, por poner un ejemplo, para acabar con las maldades que están cometiendo con los suyos. Es ahí donde está el problema y donde la UE como el resto del mundo mira para otro lado.

Es viernes, nos marchamos de fin de semana con la esperanza que los dirigentes europeos dejen de ser plañideras con los sucesos del Mediterráneo y se arremanguen de una vez por todas.

Galiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La UE, plañidera de lujo del drama en el Mediterráneo

  1. Todo esto la culpa es Merkel y compañía de espantapájaros que tiene adulando alrededor. Sinvergüenzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s