A Rato le han dejado solo un rato

avatar nuevo

Llevamos una semana hablando de Rato, nos conocemos al dedillo el entramado empresarial que creó para no tener que hacer frente a la fianza que se le pedía por su gestión en Bankia. Sus delitos, su amnistía fiscal y la de otros como Bárcenas y compañía nos retratan como país, o mejor dicho, demuestran que hemos estado gobernados por unos mangantes.

El caso Rato ha dinamitado la campaña electoral, no sólo la del PP, que también, sino la de todos. El personal ha decidido permanecer mudo, no significarse, no vaya a ser que el ruido organizado con la detención del que fuera vicepresidente económico del Gobierno se convierta en una especie de bumerán que pueda golpearles en el cogote, y nadie quiere la mano de un policía pasando por el propio.

En el PP se dividen entre los que creen que el escándalo Rato no es más que una maniobra de Aznar para desacreditar al Gobierno de Rajoy ya que su candidato no ha resultado ser el que él quería que fuera. Los que piensan así deberían darse cuenta que para caer en el descrédito el presidente del gobierno se basta solito. Para otro sector del PP todo este embrollo de Rato no es más que una maniobra orquestada por Rajoy que cual Judas ha vendido al que fuera su compañero en el Gobierno de Aznar por treinta monedas de plata para apuntarse el tanto de luchar contra la corrupción.

En el PSOE quieren que se haga pública la “lista de la vergüenza”, es decir, que se conozcan los nombres que se acogieron a la amnistía fiscal de Montoro. El Gobierno ha dicho que nanaiy del peluquín, que de hacerlo estarían prevaricando. Rajoy y los suyos deberían tener claro este concepto, pero parece que no. No seremos nosotros quien se lo expliquemos, porque sería como dar de comer margaritas a los cerdos.

En IU no están para andarse fijando en el caso Rato, las pocas fuerzas que les quedan las concentran en salvarse del naufragio, el cual no tienen claro que puedan evitar.

Sorprendidos estamos ante el silencio de Podemos. Los de Pablo Iglesias desde que estallara el caso Errejón y el asunto Monedero son más cautos a la hora de hablar de casta, de imputados o de mangantes, ya que parece ser ni con Ariel consiguen quitar el lamparón de su camisa.

Los medios de comunicación venden toda esta orgía con tintes amarillistas, porque el morbo está de moda y el asunto Rato, morboso es un rato.

¿Y la ciudadanía que piensa de todo esto? En plena campaña electoral las desventuras de un Golfo Apandador han convertido las elecciones autonómicas y municipales en una nadería, y así nos va.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A Rato le han dejado solo un rato

  1. Como muy bien dices muchas veces,¿qué pasa con los consentidores?
    Así nos va.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s