El PP y UPyD, tiendas rancias de ultramarinos

avatar nuevo

Cerramos la semana intentando comparar la crisis del PP y de UPyD. En apariencia no se parecen en nada, pero si uno quita la pátina de encima se da cuenta que tienen mucho en común.

Como nos hemos levantado en plan didáctico, debe ser por el regreso vacacional o a saber, vamos a poner un ejemplo simple.

Imaginemos que ambos partidos son esa tienda de ultramarinos, (los de ciertas generaciones no sabrán ni qué son pero que piensen en su tienda de barrio) En estos establecimientos se vende de todo, con mediocre calidad y a un precio desorbitado. Quienes siguen haciendo la compra allí son los clientes de toda la vida que les cuesta cambiar más que nada por amistad hacía el propietario y su familia, pero a sus hijos les da grima solo pensar en el bacalao colgado en la puerta y en el olor a rancio que desprende nada más entrar. Por otro lado el dueño del establecimiento, no diremos empresario porque no lo es por mucho que pague impuestos y tal, se niega a hacer reformas y se pasa el día quejándose que al final de la calle han puesto un Hipermercado que le está matando.

Partiendo de este ejemplo tanto el PP como UPyD son ese establecimiento rancio, conservador y obsoleto que se niega a hacer reformas porque el negocio familiar está basado en las decisiones del patriarca familiar, es decir Rajoy y Rosa Diez. El resto de los hijos, es decir, la caterva de palmeros que les jalean en público pero que les mandarían a hacer puñetas si pudieran, saben que las consecuencias de no comulgar con el mandamás es que te enseñen la puerta de salida con o sin defenestración personal según el ruido se haya hecho.

Rajoy y Díez se niegan a reformar sus respectivos partidos, quieren seguir colgando el bacalao seco en la puerta como forma de atraer a votantes. A la vez se quejan que les han puesto al final de la calle un hipermercado, Ciutadans, que les está quitando votos a mansalva.

Albert Rivera dirige un hipermercado donde vende los mismos productos que el PP y UPyD, pero le ha dado un barniz de modernidad que hace que el personal lo vea diferente. Mientras que Rajoy y Díez siguen en sus trece y el 24 de mayo lo van a pasar mal.

La negativa a reformarse a Rajoy le puede costar Madrid, Valencia o Castilla-La Mancha, pero le da lo mismo porque se quita de encima a una incordiosa Aguirre, a la prepotente Cospedal y al insulso Fabra.

Rosa Díez está llevando a su partido al suicidio colectivo, es tan soberbia que es incapaz de verlo, ni siquiera cuando los más cercanos como Toni Cantó se lo han dicho de la mejor manera posible.

El 24 de mayo puede que UPyD tenga que echar el cierre definitivo para alivio de todos sus clientes, incluidos los que seguían allí más por amistad que por convicción. El PP va a pagar muy caro su inmovilismo y su conservadurismo, pero Rajoy sabe que el descalabro no le va a obligar a bajar la persiana definitivamente y juega con eso.

Nos marchamos de fin de semana y que el personal se piense si comprar en la tienda de ultramarinos, en el hipermercado del final de la calle, o prefiere cambiar de barrio y descubrir que existe algo más de lo de siempre.

Galiana

 

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El PP y UPyD, tiendas rancias de ultramarinos

  1. Muy ingenioso y realista, a la par que certero tu análisis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s