Producto de nuestra imaginación

avatar nuevo

Acabamos la semana con tremendo lío en el PP de Madrid donde las mafias que le gobiernan parece ser no funcionan, y no porque hayan llegados nuevos tiempos sino porque la gente de Pablo Casado y Cristina Cifuentes están ahí enredando todo para mandar a casa a los que sobran y ponerse ellos donde quieren estar.

Ignacio González estaba muy seguro que Rajoy no se iba a atrever a darle una patada en el culo. No porque valga para el cargo, que de hecho es consciente que no vale. Tenía la certeza que el PP le apoyaría en su idea de ser candidato a la Comunidad de Madrid porque el tema de cortar cabezas de caballo al más puro estilo “El padrino” siempre ha funcionado en Génova, y él es un experto en este tipo de cuestiones.

El actual Presidente de la Comunidad de Madrid no se dio por aludido cuando de la noche a la mañana a Granados le enchironaron. Siguió pensando que la mierda escondida bajo sus alfombras le salvaría de la quema, que amenazar con tirar de la manta en caso de caer sería suficiente, pues bien, parece ser que no, que no tiene tanto poder como creía.

Rajoy no le quiere en la Comunidad de Madrid, y por buenas composturas le pidió dar un paso atrás, en la línea que Pedro Sánchez hiciera con Tomás Gómez en el PSM. Al socialista el tranvía de Parla le costó el puesto, al popular su ático en Marbella. La diferencia está en que el primero, con toda la prepotencia que siempre se ha gastado, le soplaron en la oreja eso de: “si callas no vas a la cárcel. Como hagas revuelo, en cero coma”. El segundo en lugar de agachar las orejas maldiciendo en arameo al escuchar la misma frase decidió que nadie le iba a decir lo que debía hacer porque es el sheriff, y en caso de verse con el culo al aire vendría Esperanza Aguirre a solucionarlo. Esperanza se postula a la alcaldía y de mover un dedo por el que fuera su mano derecha nada de nada, que ya tiene suficiente ella con lo suyo.

En resumen, González no tiene el apoyo de nadie del partido, está más solo que la una, sabe que ha caído. La elegancia de marcharse sin más no entra en los planes del actual Presidente de la Comunidad de Madrid, y lo único que se le ocurre es morir matando.

En principio ha tratado de llevarse por delante a los policías, los mismos que le ayudaron a ocultar sus tejemanejes con el famoso ático de Marbella. Los comisarios le han denunciado por extorsión y veremos el tema en los juzgados si González sigue en su empeño de llevarse consigo a los infiernos a todo el que pueda.

Por si el tema de los comisarios de policía no fuera para poner los pelos como escarpias, que lo es, llega Cerezo a aportar un toque exótico a la mierda que inunda todo este asunto. El productor de cine y mandatario del Atlético de Madrid no es de los que tienen un currículo inmaculado en su haber, pero la trama de la cesión del Estadio de La Peineta al club de fútbol a cambio del Vicente Calderón es oscura no, lo siguiente. El famoso ático de Marbella parece ser que fue la “comisión” que se llevó Ignacio González por conseguir la venta de los terrenos del Calderón y que los inquilinos del mismo se trasladaran al estado olímpico.

Es viernes, todo lo que hoy hemos escrito puede que sea producto de nuestra imaginación, o tal vez no. Feliz fin de semana.

Galiana

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Producto de nuestra imaginación

  1. Ya lo he comentado, es una gran crónica de una gran periodista. Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s