El postdebate del estado de la nación

avatar nuevo

Terminamos la semana hablando del tema estrella de la misma, el debate del estado de la nación, como no podía ser de otra manera. En el mismo pudimos ver que la crispación de unos contrasta con la calma aparente de los otros, pero es que no todos se jugaban lo mismo.

El PP tenía clara la consigna, a cada cosa que dijera Rajoy había que aplaudir hasta gastar las manos, hacer la ola, e incluso colocar un mosaico con el color azul y la gaviota por todo el hemiciclo. Todo para animar a un Rajoy que empezó atormentando al personal con cifras y acabó demostrando que la España que preside no tiene nada que ver con el país donde residimos el resto. El Presidente del Gobierno en su papel de Alicia en al país de las maravillas, trató de hacernos ver que la vida es de color de rosa, hasta que zas en toda la boca le fueron dando todos y cada uno de los líderes del resto de formaciones políticas.

Rajoy esperaba a un Pedro Sánchez debilitado por las continuas zancadillas que le ponen en Ferraz a cada momento, y se encontró con un oponente que se sabía su papel. El líder de la oposición ejerció de eso y demostrando a propios y extraños que además de lucir con aplomo el traje y de tener una sonrisa encantadora sabe zurrar al gobierno donde hay que hacerlo y cuando hay que hacerlo.

Tanto empeño le puso el líder de los socialistas que sacó de sus casillas al hombre tranquilo de Rajoy. Cuando llegó la réplica el Presidente del Gobierno perdió los papeles, los del atril y los otros, y trato de defenderse con las armas de siempre, el “y tú más” y la herencia recibida.

Sánchez demostró lo que tenía que demostrar, encabronó a Rajoy quien al final demostró que está convencido que el Congreso es suyo cuando le dijo, en plan cortijero, que no volviera por allí.

Alberto Garzón se estrenaba como líder de IU, y supo estar a la altura de lo que se espera de él. Joven, sobradamente preparado, con las ideas claras, con una verborrea fluida, pelín rápida para el gusto de quienes le escuchaban. Le dio a Rajoy un repaso a fondo. El Presidente del Gobierno paso de él, le ninguneo todo lo que quiso y más, ya que todavía estaba resacoso de la paliza que había recibido de Pedro Sánchez.

Rosa Díez también atacó al gobierno. Ojo, que la lideresa de la formación magenta ya está curtida en estas lides y sabe muy bien lo que tiene que hacer. La pega es que se le ha pasado el arroz hace tiempo y se niega a dejar paso a gente joven. Ya nada queda de la leona luchadora que tanto revuelo armaba cada vez que subía a la tribuna de oradores.

Lo mejor de todo es saber que si Celia Villalobos puede jugar al Candy Crush en horario laboral, el resto de los mortales podemos imitarla sin que nadie nos despida por ello. Gracias por el favor, vicepresidenta del Congreso.

El debate del estado de la nación ha terminado. La campaña electoral está en marcha y este fin de semana nos pasearemos por Andalucía que es la primera en abrir fuego. Feliz fin de semana.

Galiana

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El postdebate del estado de la nación

  1. Como siempre, el viernes un repaso, contundente preciso y aclarador de los papeles de los partidos políticos y un camino duro que se presenta con la carrera a las elecciones generales, pasando por todas las demás nada desdeñables.
    Enhorabuena por tu artículo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s