La agonía del bipartidismo en España

avatar nuevo

El debate del estado de la nación ha dejado claro que el bipartidismo agoniza en este país, lo de darle por muerto no vamos a hacerlo todavía que luego cuesta mucho conjugar el verbo explicaciones por no mencionar el de rectificar.

Antes de calificar el bipartidismo con cualquier adjetivo no estaría de más traer a colación la historia, que parece ser es la única que consigue colocar a cada cual en su lugar.

La Transición del 78, ésa a la que se ha puesto de moda enlodar lo suficiente como para bajarla de los altares donde la habíamos colocado, se hizo de la manera que se hizo. Recordemos que veníamos de una Dictadura de más de 40 años fruto de un golpe de Estado que dieron unos militares para acabar con la República. A nivel internacional un mojón tenía más importancia que nosotros. En el ámbito nacional no éramos más que el conjunto de una ciudadanía ignorante y temerosa de lo que pudiera suceder con eso que algunos querían implantar lo que se llamaba Constitución.

No se nos puede escapar que en la época en que se redactó la Ley Electoral teníamos a unos militares que querían seguir mandando, unos nacionalistas que apostaban por el independentismo con una fuerza que ya la quisiera Mas hoy, una derecha que se negaba a bajarse de la poltrona y una izquierda recién legalizada y sin haber deshecho la maleta por si de nuevo debía coger las de Villadiego.

Con estos mimbres tocó hacer una Ley electoral garantista. Para que todos nos entendamos, que luego utilizamos palabras que parecen complicadas. El constituyente al redactar al Ley electoral favoreció el bipartidismo frente al multipartidismo para contentar a los unos y a los otros con una alternancia en el poder, y de ese modo asentar las bases del sistema.

El bipartidismo ha dado estabilidad al sistema, de eso no hay duda, pero los tiempos cambian. La ciudadanía ya sabe que el sistema está asentado, y las circunstancias que llevaron a la implantación de la alternancia política entre dos partidos se han modificado notablemente, con lo tenemos la imperiosa necesidad de hacer cambios para evolucionar.

La Ley electoral hay que reformarla de arriba a abajo, como otras muchas cosas. Pero… un poquito de por favor, que no se trata de tirar a la basura lo que nos ha dado estabilidad porque un grupo de iluminados lo diga amparándose en que una masa de ciudadanos le vitorea por las calles cada vez que pronuncian la palabra casta. Las transformaciones, y más las de este tipo, con cabeza, aunque por el momento la política española esté más repleta de muchos culos pensantes, de demasiadas caras guapas, de egos sobredimensionados, de apuestas por juventudes como valor a futuro, más que de seseras con la capacidad de parir ideas brillantes.

Hemos asistido, casi con toda seguridad, al último debate del estado de la nación marcado por el bipartidismo. Demos las gracias por los servicios prestados al mismo, y vayamos haciéndonos a la idea que los tiempos diferentes en la política de este país están por llegar.

Galiana

 

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La agonía del bipartidismo en España

  1. Perfecto. Camino en el Ave. Como estás?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s