Grecia, el origen de todo

avatar nuevoEstamos hastiados de embaucadores que venden pócimas de agua con olor a regaliz como el bálsamo de fierabrás que todo lo cura.

A los griegos les convencieron que las elecciones serían la panacea para solucionar todos sus males, como si con ello las deudas les fueran a ser perdonadas o desde Bruselas les ingresaran sin intereses y sin tener que devolver lo prestado. Al resto de socios comunitarios nos repiten hasta la saciedad que no es bueno que Grecia salga del euro por la puerta de atrás porque sería la hecatombe para todos.

Bien, pues ni lo uno ni lo otro es cierto.

Los griegos han votado. Syriza como estaba previsto ha ganado y a más de uno se le están poniendo los pelos como escarpias, más que nada porque seguimos manteniendo ese absurdo mantra de “que vienen los rojos”.

Obviemos que “los rojos” no son el ogro, ni van por ahí destruyendo países, y afrontemos la realidad de una puñetera vez, como parece ser que Merkel y los suyos no lo están haciendo.

Grecia siempre ha sido el vagón de cola de la UE y cuando llegó la crisis económica mundial decidieron, los que mandan, experimentar con eso del austericidio. El austericidio que está resultando ser la peor receta posible a aplicar en esto de la economía en el momento en el que nos encontramos

Han pasado los años y las políticas económicas aplicadas en Grecia la han llevado donde todos sabemos, que no vamos a enumerar ahora. Llega Syriza al poder, bueno ¿y qué?

Merkel podría estar comiéndose las uñas porque los malditos rojos han logrado la victoria, pero por mucho que ponga cara de qué he hecho yo para merecer esto, sabe que con las políticas sociales que plantea la izquierda, desgraciadamente la derecha como bien sabemos por experiencia propia no sabe qué es eso, es lo que le va a salvar el culo. Si Grecia se va al carajo del todo, al borde mismo está, Alemania pierde dinero, mucho más incluso de lo que viene invirtiendo en el país heleno.

Con una Merkel que se la va a envainar con Syriza en el poder llega el FMI con una lagarta, perdón, que se nos fueron los dedos al teclear, con una Lagarde a la que le gusta amenazar a aquellos que proponen todo lo contrario a lo que ella dice que hay que hacer. Alguien debería decirle a esta señora que sus políticas de apretar el cuello a los países que no tienen ni para pipas está más que demostrado no funcionan, solo hay que pensar en cómo los países de América del sur que pasaron de las recetas del FMI tienen una economía bastante más saneada respecto de los que siguieron sus directrices a pies juntillas.

Merkel, Lagarde… ahora miremos a nuestro país donde la victoria de Syriza se presenta por la formación de Podemos como un “si ellos han llegado al poder nosotros lo tenemos chupao”. Alguien debería decirle a Pablo Iglesias que este país no es Grecia, que no nos parecemos a ellos en nada, pero eso ya lo sabe. El líder de Podemos solo quiere sacar provecho de las elecciones griegas porque está como loco por aposentarse en Moncloa, deberemos agradecerle al menos que no esconda sus ansias por hacerlo ni su ambición desmedida.

Galiana

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Grecia, el origen de todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s