Estrategias de campaña

avatar nuevo

Arriola ya ha decidido que la campaña electoral del PP estará basada en el miedo. Miedo a estar peor de lo que estamos si gana las elecciones generales Podemos.

El problema de tratar de culpar de todos nuestros males a alguien que jamás ha gobernado no tiene ni pies ni pies ni cabeza, pero en el PP están desesperados, y alguien debería recordarles a los de Génova que la desesperación siempre es mala consejera, y más en estas cuestiones.

Si sus amaños para ocultar su nerviosismo pasaran solamente por cocinar las encuestas sobre intención de voto, antes de hacerlas públicas, tendría un pase, pero los de Rajoy aleccionados por su director de campaña llegan más lejos.

El nombramiento de Pablo Casado marca la línea a seguir que no es otra que presentar una cara joven. Los de siempre están manchados por la Gürtel, la Púnica o alguna otra trama de corrupción. Un joven perro de presa que arenga a los votantes más jóvenes, más radicalizados y convence a los ultras, ésos que estaban desamparados tras la marcha de Gallardón.

Pablo Casado representa la nueva marca del PP con la que vencer a Podemos, pero eso solo no basta, hay que ningunear a los socialistas aunque para ello tengan que darle cancha a Pablo Iglesias.

El líder de Podemos está convencido que el bipartidismo de este país es cosa del pasado, pero lo dice con la boca pequeña porque aprovecha que en el PP le están dando vida, para postularse como alternativa de gobierno real. Vamos, que les dice a los socialistas: quitaros vosotros que ya nos ponemos nosotros, con lo que cargarse de un plumazo el bipartidismo no parece ser que se vaya a dar.

Pablo Iglesias no hace sino proclamar que ellos son la alternativa a los del PP para gobernar y olvida que Pedro Sánchez, a pesar que desde dentro de Ferraz no paran de hacerle la cama, ha conseguido generar entre los votantes socialistas algo que se había perdido, ilusión.

Llegados a este punto tenemos un PP que vende a un Podemos como su enemigo natural y a la vez el coco para los españolitos. Un Pablo Iglesias que está convencido que puede conseguir hacer un Syriza a la española, y eso es aprovechado por los populares porque aquello de “que vienen los rojos” aún da repelús a más de uno.

De otro lado tenemos a un PSOE que parece quedar relegado, lo cual si los de Ferraz son inteligentes podría ser la baza para sacar rédito. Aunque mucho nos tememos que Pedro Sánchez está cayendo en el juego que le proponen desde el PP y desde Podemos, que no es otro que entrar al trapo que ellos le ponen, que no es otro que recrearse en las miserias del partido que gobierna y caer en las provocaciones de los aspirantes.

Entre estos tres partidos van a conseguir que el personal a la hora de votar tenga en su cabeza un cacao maravillao. Si traducimos todo en votos, el resultado es una incógnita a estas alturas de la campaña, toca esperar ver como son los resultados de las diferentes estrategias electorales.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Estrategias de campaña

  1. Sabias palabras empleas para decir lo que es cierto:incógnita y queda mucha tele por cortar.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s