En terrorismo, la cabeza fría

avatar nuevo

 

Que el PP y el PSOE quieran llegar a un pacto de Estado en materia de terrorismo yihadista después de los atentados de París nos pone los pelos como escarpias. No por el fondo del asunto, sino porque hacer este tipo de acuerdos cuando los cuerpos de los asesinados en Rafael están en la mente de todos es hacerlo “con las tripas” y eso no suele ser bueno nunca.

En principio lo único que tenemos es mucha foto de los Ministros Fernández Díaz y Catalá y otra de los socialistas Antonio Hernando y Rosa Aguilar, anunciando por separado el acuerdo sobre el tema, pero concreciones o pistas de cómo se va a llevar a cabo el mismo, ni una sola.

Llegados a este punto conviene recordar que el PP ha demostrado que le encanta hacer leyes donde se recorten los Derechos Humanos, y el PSOE no debería perder la objetividad en esto a la hora de firmar pactos contra el terrorismo.

Volviendo al tema que nos ocupa, que no es otro que el terrorismo. Es comprensible que los Estados quieran buscar maneras para tratar de evitar que haya más asesinatos de fanáticos en nombre de una religión, pero estos temas tienen que tratarse más con la cabeza y menos con el corazón, porque hablamos de tocar el Código Penal en materias de derechos fundamentales, y eso no nunca es fácil.

En el PP les gusta enarbolar la bandera del terrorismo cada vez que tenemos campaña electoral. Con la práctica desaparición de ETA del escenario se les cayó uno de sus puntales, y no es por relacionar temas pero es casualidad que tras la barbaridad contra la revista satírica francesa se hace una redada en el País Vasco contra los abogados etarras y a renglón seguido vienen los de Sortu a liarla con lo de dar “jaque mate a la Guardia Civil”. El terrorismo en este país ya es historia, con acciones de este tipo lo único que conseguimos es que el proceso de que ETA desaparezca por completo aún se ralentice mucho más de lo que ya lo está. ¿De verdad es necesario mezclar a ETA con el yihadismo?

En este país tenemos la costumbre de tratar los temas cuando la sangre nos hierve porque ha sucedido una tragedia, y de tomar medidas con “las tripas”, pero el resto del mundo no es diferente.

Francia está tan cabreada que si la dejásemos declararía la guerra contra el islam sin hacer distinciones entre los que en el nombre del fanatismo religioso no son más que unos asesinos y quienes solo tienen creencias religiosas.

Podemos entender que los mandatarios de medio mundo estén indignados con el tema de la yihad, pero cuidado. En Bruselas, revisar el Tratado de Schengen para mejorar y reforzar los controles en el paso de las fronteras exteriores de UE para la ciudadanía europea, lleva a cometer más errores que aciertos.

Por si cargarse de un plumazo el derecho a la privacidad de las personas estableciendo un control en el registro de pasajeros en aviones no fuera para nota, que lo es, afirmar que “Internet debe mantenerse como un espacio de expresión pero dentro del respeto de las leyes” y en base a esto tratar de cerrar determinadas webs limitando con ello la libertad de expresión rechina lo suyo.

Nos marchamos a disfrutar del fin de semana con la esperanza que quienes tienen que promover nuevas medidas contra el terrorismo lo hagan con la cabeza fría y no con la sangre caliente.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En terrorismo, la cabeza fría

  1. Fantástico y valiente este artículo.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s