Las tragaderas de los ciudadanos

avatar nuevo

El no referéndum sobre el independentismo en Catalunya lo ha copado todo, todo, todo, todo por encima de temas como el asunto Monago o Cristina de Borbón, los cuales son mucho más de lo que parecen.

Para los cortos de miras, ambos son dos personajes de los muchos que forman parte del mal de nuestros días, la corrupción, pero la verdad es que detrás hay otras cuestiones que no deberían pasar desapercibidas.

El Diputado por Teruel del PP, Carlos Múñoz, y el entonces Senador José Antonio Monago, Presidente de Extremadura gracias al pacto que se hizo en su momento con IU para arrebatarle el gobierno de la CA al PSOE, con sus viajecitos a Canarias a costa del Erario Público han puesto en jaque demasiadas cosas. No vamos a entrar en las razones por la cuales a Luisa Fernanda Rudi no le ha temblado el pulso para “dimitir” al turolense, ni cómo en Génova han vuelto a meter la cabeza bajo tierra con el extremeño, porque eso es pecatta minuta con lo que está en jaque.

Estos dos tipejos con su afición a ser Willy Fog han puesto sobre la mesa que los españolitos tenemos unas tragaderas más que generosas para con nuestros Servidores Públicos. ¿Cuantos ciudadanos sabían que los Diputados y Senadores viajan por todo el territorio nacional a costa de nuestros bolsillos? Cierto que para pasar el cargo a las cuentas públicas deben justificar que está relacionado con su trabajo, pero… aquí nos da la risa, un político todo lo que hace desde que se levanta hasta que se acuesta es trabajo.

La tan cacareada Ley de Transparencia, ésa que Rajoy y los suyos nos ponen por delante de los ojos para taparnos la boca, no incluye a ninguna de las dos Cámaras. Los Diputados y Senadores pueden seguir cargando gastos personales sin tener que justificar los mismos a los españolitos, lo de que esto sea un delito llamado malversación de fondos públicos lo mencionamos de pasada para no hacer demasiada sangre.

La dichosa transparencia no solo afecta a los políticos, el Jefe del Estado tiene un serio problema con su hermana. No, no nos referimos a que esté imputada por fraude fiscal en el asunto Nóos, sino al hecho de no querer renunciar a sus derechos dinásticos. Cristina de Borbón no está por la labor de dejar de ser Infanta de España, normal con la serie de privilegios que conlleva tanto para ella como para su marido o sus hijos. A nadie se le escapa que Urdangarin, de no estar casado con quien está, en lugar de vivir en Suiza estaría hace tiempo en Chirona con su socio y sus respectivas esposas. El grano en el culo que tiene Felipe de Borbón no es un asunto menor, ya que el asunto Nóos está haciendo por la República española más de lo que nadie ha hecho en los últimos años.

Monago y Cristina de Borbón están dejando claro que los ciudadanos tragamos con todo. Mucha indignación en la barra del bar con los amigos, pero aquí nadie exige una Ley de Transparencia donde se detallen expresamente los gastos de los políticos que son asumibles por los ciudadanos, como tampoco se termina de aceptar que la parentela del Jefe del Estado son ciudadanos como todo quisqui.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las tragaderas de los ciudadanos

  1. No es que tengamos tragaderas, es lo otro. Hasta los mismísimos estamos ¿y vamos a seguir sin hacer nada?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s