Ébola, Catalunya, Caja Madrid y otras cosas del montón

avatar nuevo

La crisis del ébola se va superando, no porque Ana Mato haya hecho una buena gestión de la misma, ni porque la Vicepresidenta haya sacado sus súperpoderes. Sencillamente, la suerte se ha aliado con el Gobierno, con la contagiada y con quienes aislados no han desarrollado la enfermedad. No es tiempo todavía de lanzar campanas al vuelo, que estas cosas en un momento se lían desencadenando una situación que ni la Vicepresidenta es capaz de controlar.

Mientras la madre de todas las enfermedades nos ha tenido distraídos, el país ha seguido a lo suyo, y lo suyo es un “cacao maravillao” que no hay por donde cogerlo.

No, no vamos a sacar a colación el no referéndum de Mas porque el asunto está tan manido que mejor dejarlo estar, es tiempo de esperar que entre el President de la Generalitat y el resto de formaciones políticas catalanas se aclaren, si es que pueden hacerlo.

Podríamos volver al asuntito de las Tarjetas Black de Caja Madrid. El asunto es entretenido y vomitivo a partes iguales, cada día nos despertamos descubriendo una nueva fechoría de estos jetas y, la verdad sea dicha, de tanta desfachatez ya estamos más que saturados.

El problema es que mientras están sobre la palestra estos temas que, no olvidemos, son importantes no, lo siguiente, algunas otras cuestiones han seguido su curso pasando casi desapercibidas más porque interesa ponerles sordina que porque no sean de envergadura.

Los saltos a la valla de Melilla no han cesado. Algunos tienen cabeza porque de todo hay que tener y no se les ha ocurrido otra cosa que poner la excusa del ébola para detener a los inmigrantes. En la valla se ha reforzado la vigilancia, las palizas, y las devoluciones en caliente porque estas personas (¡ufff! hemos osado llamar a los inmigrantes personas) se presupone que vienen infectaditas del virus y van a expandirlo por todo el territorio. Fernández Díaz no quiere que le acusen de propagar por el territorio nacional el ébola, que luego Mato no tiene ni idea de qué hacer con la cuestión y la Vicepresidenta se cansa de estar siempre al quite.

Fernández Díez es de los que preferiría tener un perfil bajo, y aunque la valla de Melilla no deje de tocarle las narices, está empeñado en aprobar una Ley de Seguridad Ciudadana, conocida ya como Ley Mordaza, donde la presunción de inocencia de los ciudadanos se va directamente a tomar morcillas.

Para el Ministro de Interior los españolitos de a pie somos culpables de matar a Manolete aunque la mayoría no sepa que fue un torero y murió por asta de toro. El Consejo de Estado cuando leyó el anteproyecto de Ley se echó las manos a la cabeza porque aquello ni en tiempos de la Dictadura franquista hubiera tenido cabida, que ya es.

Pero como el PP tiene la mayoría tan aplastante que tiene, en cualquier momento aprueba la Ley en el Congreso mientas el personal está pensando en el ébola, la cuestión catalana o las Tarjetas Black.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s