Fin de la cita

avatar plumilla cubo

Interrumpir el descanso vacacional al personal le encabrona por definición, pero que encima sea porque el Presidente del Gobierno decida demostrarnos a todos, por enésima vez, que de amilanamiento va más que sobrado es aún más complicado de digerir.

A la mala predisposición que ya teníamos por la convocatoria para recibir las oportunas explicaciones por el “asunto PP”, ya lo del “caso Bárcenas” o “los papeles del Ex-tesorero” ha mutado dada la gravedad del tema, le hemos agregado la “mala uva” que se nos ha puesto por la tomadura de pelo que hemos sufrido los ciudadanos y sus Señorías.

Para decir lo que ha dicho mejor que hubiéramos estado pendientes de las pantallas de tráfico de la operación 1º de Agosto, seguro que la pérdida de tiempo hubiera sido menor, porque sacar asiento de primera para asistir a un espectáculo de míseras y balbuceantes palabras es sádico, si bien podríamos clasificarlo de masoquista pues todos sabíamos de qué iba la vaina y aún así estuvimos allí.

Rajoy defraudó a todos, aunque los suyos en plan clac le aplaudieran de lo lindo para demostrar que estaban con él a muerte, porque la mierda no es fácil de sacudírsela de encima y mucho menos dada la coyuntura existente. El personal le hubiéramos agradecido que, en lugar de pronunciar la palabra Bárcenas al principio del guión, la trama del mismo hubiera sido algo más meritoria y que por lo menos hubiera intentado no convertir la comparecencia extraordinaria en una pantomima insoportable.

No, no nos vale que confesase que le han engañado porque eso es tanto como reconocer que es bobo, que no se entera de nada, y eso es peligroso sobre todo cuando hay que negociar el tema de la economía con la pérfida Merkel.

Hablando de reconocer tampoco nos vale que hiciera lo propio con los pagos de sobresueldos del PP justificándolos con que el resto de partidos políticos hace lo mismo, la conocida técnica del “y tú más”.

El uso y abuso de esta técnica torticera sacando los muertos del armario del PSOE no venía a cuento, a pesar que el armario lo tiene a rebosar. El asunto era explicar cómo se financia el PP y cómo el Presidente de dicho partido, que casualmente es también el del Gobierno, no se ha enterado de nada de lo que ocurre en el mismo con lo que Bárcenas hizo y deshizo a su antojo.

El Presidente cuando ha tenido que dar la cara ante sus correligionarios le ha echado más cuento que Calleja basando todo su argumentario en frases de otros. Ha demostrado una incapacidad supina para elaborar discursos coherentes, tanto o más como para justificar su comportamiento porque con suscribirse a la frase del “mata elefantes”: “me he equivocado”, todo queda en agua de borrajas y pelillos a la mar.

Lo de condenar a Bárcenas antes que el juez emita sentencia y saltarse el principio de inocencia está muy feo, sobre todo si luego se invoca el mismo para defender su actuación de ceguera total ante los desmanes cometidos por el Ex-tesorero dentro de su partido.

Una preguntita sin mucha acritud, que hace calor y queremos volver a nuestro lugar de vacaciones. ¿Sí Bárcenas robó del PP 48 millones de euros será porque el partido los tenía? ¿De dónde sacó tal cantidad?

Dejando a un lado las cuentas en el PP, volvamos al Presidente del Gobierno y a como la Oposición perdió una oportunidad para meter los dedos en la llaga y hacer sangre, en lugar de eso estuvo en su línea de amagar y no dar, con lo que el Presidente salió vivo del envite y al personal se nos quedó cara de gilipollas porque no se puede tener unos políticos con tan bajo nivel.

Nos despedimos volviendo a nuestro retiro vacacional hasta finales de mes, no sin antes recordar que “quien nace gallina muere cobarde”, que a un pusilánime como Rajoy no se le puede pedir más, bueno, sí, pero lo de la dimisión a tenor de lo escuchado en el Senado (el Congreso está en obras) no es el verbo a conjugar en la primera persona del presente de indicativo; una lástima porque ganaríamos todos incluidos los políticos, afiliados y simpatizantes del PP.

Galiana

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en La columna de los lunes, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s