“…Y Cía…”

 

 

Este espacio tiene a gala recibir para celebrar esta fiesta a una de nuestras escritoras preferidas, Natalia Docampo con un nuevo relato

 

Casi ciegas y sordas

 

Día treinta de estancia en un hospital cutre Tan cutre que a los pacientes no les daban agua ni para tomar las medicina.

Dos ancianas comparten habitación desde hace treinta días. Las dos son casi ciegas y casi sordas. Pero algo tienen en común. Su fortaleza de espíritu y su larga vida pasando acontecimientos, de todos los colores.

Sabes Ramona, mi nieta me ha dicho que hoy, es el día del Pilar – Le dice Julia en un tono de voz casi inaudible-

Yo, que las acompaño, le trasmito el mensaje a Ramona, a la vez que acerco su silla de ruedas para que le pueda contestar

– ¡Que bien! Mira es esa Virgen- A la vez, le alcanza una medalla que cuelga de su cuello

-¿Y eso?- Le contesta Julia sorprendida, alzando todo lo que puede, su hilo de voz.

Ramona piensa durante unos segundos su respuesta y con expresión cariacontecida, le contesta:

-Pues mira, no me acuerdo, pero tal como se ha puesto la vida creo que debe tener mucho trabajo. Quizás debería pedir ayuda a su Padre y a toda la saga celestial

Yo contengo una sonrisa, por que su respuesta, aunque criptica, me parece llena de dulzura.

-Ramona- Insiste Julia- Yo no soy católica ¡Mis disgustos me ha costado, pero aquí estoy!

Ramona hace un aspaviento y contesta llena de duende:

-¿Quien te ha dicho que yo soy católica? Yo soy atea de toda la vida y a mi no me ha costado ningún disgusto ¡Si no me han preguntado nunca!

Julia tuerce el gesto. Lo hace a menudo cuando tiene la sensación de que ha perdido el hilo Entonces le pregunta:

-¿Pues como llevas puesta una medalla?

A lo que Ramona le contesta:

-Te dije que no me acuerdo ¡Pero da igual! Sigo pensando que no puede con todo lo que pasa

-Tienes razón- Murmura Julia

Las veo a las dos y me pregunto si casi ciegas y sordas, son conscientes de la realidad, ha llegado el momento de tomar cartas en el asunto. Me despido de ellas con abrazo afectuoso recojo mis trastos y salgo a la calle dispuesta a hacer, que también sus voces, sean escuchadas.

 

Natalia Docampo

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en "...Y Cía", Fotografía, Literatura, Narrativa, Natalia Docampo, Relatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “…Y Cía…”

  1. Laure dijo:

    Can I simply say what a reduction to search out someone who really is aware of what theyre speaking about on the internet. You positively know how you can carry an issue to mild and make it important. More people have to read this and perceive this side of the story. I cant imagine youre no more fashionable since you undoubtedly have the gift.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s