Sobre inmigrantes y refugiados

avatar nuevo

Hay dos frases a las que la UE se ha apuntado desde casi sus orígenes, “hay que…” y “ahora voy”, las cuales no son más que postureo puro y duro, pero nada más.

En Bruselas, a sus mandatarios, desde que la crisis hiciera su aparición algunos dramas les han traído de cabeza hasta convertirse en un autentico grano en el culo, por aquello de seguir el lema “Hay que…” y “ahora voy”. No, no hablamos de Grecia, que también. Los asuntos que no admiten más demora están relacionados con los inmigrantes y los refugiados, más que nada porque hay personas que por buscar un futuro están dejándose la vida en el camino y esto está favoreciendo a las mafias que se dedican a comerciar con personas como si éstas fueran animales.

La crisis ha puesto sobre la mesa que los Estados miembros de la UE lo de ayudar al prójimo lo llevan mal, rematadamente mal. Empezando por Alemania que no consiente que nadie le sople, si alguien se atreve a hacerlo se cabrea y en lugar de echar una mano para sacar del pozo a aquellos que se mueren de hambre, véase el caso de Grecia, se la echa al cuello porque le pone ver gente asfixiándose. No está bien recordar el asuntillo de las cámaras de gas por aquello de la demagogia y tal, pero Merkel tiene demasiados muertos sobre la mesa de su despacho.

En lo tocante a los inmigrantes y los refugiados la UE está demostrando tener la inteligencia emocional de un mejillón. Ni siquiera es capaz de distinguir una situación de la otra, que no es lo mismo el jabón que el hilo verde aunque todo sea para la ropa.

Bruselas trata estos dramas humanos con soluciones de reparto entre los Estados miembros, como si estuvieran discutiendo las cuotas lácteas, con lo que cometen un craso error. Olvida un detalle sin importancia: los inmigrantes y los refugiados son personas con problemáticas diferentes, no mercancías.

Está feo no saber que los inmigrantes son personas que dejan su país buscando establecerse en otro para labrarse un futuro, luego viene el matiz sobre la inmigración legal y “los ilegales”, pero eso es harina de otro costal que dejamos para otra ocasión. Refugiado, según la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de las ONU de 1951, es toda aquella persona que busca protección y amparo en otro país que no es el suyo de origen porque allí no puede siquiera sobrevivir.

Bruselas presume del Tratado Schengen, donde se supone la libre circulación de personas por todo el territorio de la Unión, pero a la hora de ver como inmigrantes y refugiados pueden utilizarlo para pasearse por su territorio está pensando en suspenderlo o limitarlo. No se hizo para dar de comer a pobretones y necesitados que no paguen impuestos en el Estado miembro donde están empadronados.

Si esto es todo lo que Merkel y el resto de mandatarios europeos pueden hacer por los inmigrantes y los refugiados que vayan dejando el puesto a otros con más lucidez mental y menos ganas de “hay qué…” y “ahora voy”, los muertos en el Mediterráneo o en Macedonia se acumulan por centenares.

Galiana

Publicado en Columna de opinión, Periodismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 8 comentarios