La noche del truco o trato

avatar nuevo

La corrupción ha sido la estrella una semana más, y hemos perdido la cuenta de cuantas van.

La Operación Púnica ha ido más lejos que la Gürtel, y no nos referimos a la cantidad de lo afanado, que también. Hasta tal punto ha llegado el asunto que ha superado con creces al de las Tarjetas Black de Caja Madrid, que ya es.

En el PP de Madrid, que ha demostrado ser un nido de mangantes, y con unas elecciones municipales y autonómicas a la vuelta de la esquina se necesitaba una reacción, la que fuera, pero una. Esperanza Aguirre entonó un mea culpa y asumió responsabilidades, sin definirlas, faltaría más, y con eso pensó que ya se había ganado su candidatura a la Alcaldía de Madrid, que al fin y al cabo es lo que persigue la lideresa de los madrileños.

A Rajoy, que esto de dar la cara le supone un trauma casi insuperable, y asesorado por un Arriola que ya está comenzando a recolocar al personal ante la debacle que intuye se avecina, no le quedó otra que entonar otro mea culpa y pedir perdón a los ciudadanos por las metidas de mano en la caja que los suyos han hecho. Al Presidente del Gobierno al ver que la Oposición le pedía algo más que pedir perdón, lo cual ya es una novedad, no se le ocurrió otra cosa que el socorrido “y tú más” y con eso dar por concluido el tema. Alguien debería decirle que mejor vaya haciendo las maletas que los ciudadanos estamos irritados no, lo siguiente.

Rajoy no tiene credibilidad, no tiene autoridad en su partido, no tiene nada de lo que hay que tener para poder seguir manteniéndose en Moncloa. La solución no es otra que convocar elecciones, las encuestas dicen que Podemos podría gobernar, y que los populistas formen gobierno es algo que da vértigo, mucho vértigo.

Pedro Sánchez hace todo lo posible para que Pablo Iglesias y los suyos no lleguen a Moncloa, pero que entre sus filas haya Golfos Apandadores en temas como las Tarjetas Black o la Operación Púnica no es una buena carta de presentación, y eso que ha puesto de patitas en la calle a quienes han aparecido en los papeles. El líder de los socialistas tiene un grano en el culo que no está viendo y como no lo ampute a tiempo puede que se lo lleve por delante. Tomás Gómez puede que se vea afectado por los líos de José María Fraile, actual alcalde de Parla implicado en la Operación Púnica, por lo que el líder del PSM si de verdad quiere que los socialistas se sienten en la Comunidad y en el Ayuntamiento de Madrid debería dar un paso atrás y dejar su puesto a otro.

Esta noche celebramos Halloween, eso dicen los americanos, pero aquí desde hace tiempo el “truco, trato” lamentablemente no es solo una noche al año.

Galiana

Publicado en Columna de opinión, Periodismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios